Visita il sito di Linuxshell !!!

Search
  on  
Menu
 Home(News) :
 Home
 Inserisci Articolo
 Archivio Articoli
 Cerca
 Argomenti-Cerca
 Documenti :
 Sezioni Speciali
 Contenuti-Pagine
 FAQ
 Recensioni
 Top 10 Documenti
 Utenti :
 Lista Utenti
 Tuo Account
 Messaggi Privati
 Comunità :
 Forums
 Sondaggi
 Cerco/Offro Annunci
 Contattaci
 Raccomandaci !
 Web Links
 
 Vecchio Sito :
 Visita il sito
 Stats :
 Statistiche

Menu Utente

Utente Anonimo
Nickname:
Password:

 Registrati
 Password Persa

Membership Membership:
 Ultimo:
      KayleighSk 
 Totale: 411621

Online Now Online Now[19]:
 Visitatori: 19
 Membri: 0



5908460
pagine servite da Gennaio 2003

 Submit:
 

UN CUENTO: ''CABECITA NEGRA''
Postato il Sunday, 06 November @ 01:30:34 CET di vamos

Poesie - Storia - Letteratura "Cabecita Negra"

de Germán Rozenmacher
En Español

El señor Lanari no podía dormir. Eran las tres y media de la mañana y fumaba enfurecido, muerto de frío acodado en ese balcón del tercer piso, sobre la calle vacía, temblando encogido dentro del sobretodo de solapas levantadas. Después de dar vueltas y vueltas en la cama, de tomar pastillas y de ir y venir por la casa frenético y rabioso como un león enjaulado, se había vestido como para salir y hasta se había lustrado los zapatos. Y ahí estaba ahora, con los ojos resecos, los nervios tensos, agazapado escuchando el invisible golpeteo de algún caballo de carro de verdulero cruzando la noche, mientras algún taxi daba vueltas a la manzana con sus faros rompiendo la neblina, esperando turno para entrar al amueblado de la calle Cangallo, y un tranvía 63 con las ventanillas pegajosas, opacadas de frío, pasaba vacío de tanto en tanto, arrastrándose entre las casas de uno o dos a siete pisos y se perdía, entre los pocos letreros luminosos de los hoteles, que brillaban mojados, apenas visibles, calle abajo. Ese insomnio era una desgracia. Mañana estaría resfriado y andaría abombado como un sonámbulo todo el día. Y además nunca había hecho esa idiotez de levantarse y vestirse en plena noche de invierno nada más que para quedarse ahí, fumando en el balcón. ¿A quién se le ocurría hacer esas cosas? Se encogió de hombros, angustiado. La noche se había hecho para dormir y se sentía viviendo a contramano. Solamente él se sentía despierto en medio del enorme silencio de la ciudad dormida. Un silencio que lo hacía moverse con cierto sigiloso cuidado, como si pudiera despertar a alguien. Se cuidaría muy bien de no contárselo a su socio de la ferretería porque lo cargaría un año entero por esa ocurrencia de lustrarse los zapatos en medio de la noche. En este país donde uno aprovechaba cualquier oportunidad para joder a los demás y pasarla bien a costillas ajenas había que tener mucho cuidado para conservar la dignidad. Si uno se descuidaba lo llevaban por delante, lo aplastaban como a una cucaracha. Estornudó. Si estuviera su mujer ya le habría hecho uno de esos tes de yuyos que ella tenía y santo remedio. Pero suspiró desconsolado. Su mujer y su hijo se habían ido a pasar el fin de semana a la quinta de Paso del Rey llevándose a la sirvienta así que estaba solo en la casa. Sin embargo pensó, no le iban tan mal las cosas. No podía qúejarse de la vida. Su padre había sido un cobrador de la luz -un inmigrante que se había muerto de hambre sin haber llegado a nada. El señor Lanari había trabajado como un animal y ahora tenía esa casa del tercer piso cerca del Congreso, en propiedad horizontal y hacía pocos meses había comprado el pequeño Renault que ahora estaba abajo, en el garaje y había gastado una fortuna en los hermosos apliques cromados de las portezuelas. La ferretería de la Avenida de Mayo iba muy bien y ahora tenía también la quinta de fin de semana donde pasaba las vacaciones. No no podía quejarse. Se daba todos los gustos. Pronto su hijo se recibiría de abogado y seguramente se casaría con alguna chica distinguida. Claro que había tenido que hacer muchos sacrificios. En tiempos como éstos donde los desórdenes políticos eran la rutina había estado varias veces al borde de la quiebra. Palabra fatal que significaba el escándalo, la ruina, la pérdida de todo. Había tenido que aplastar muchas cabezas para sobrevir porque si no, hubieran hecho lo mismo con él. Así era la vida. Pero había salido adelante. Además cuando era joven tocaba el violín y no había cosa que le gustase más en el mundo. Pero vio por delante un porvenir dudoso y sombrío lleno de humillaciones y miseria y tuvo miedo. Pensó que se debía a sus semejantes, a su familia, que en la vida uno no podía hacer todo lo que quería, que tenía que seguir el camino recto, el camino debido y que no debía fracasar. Y entonces todo lo que había hecho en la vida había sido para que lo llamaran "señor". Y entonces juntó dinero y puso una ferretería. Se vivía una sola vez y no le había ido tan mal. No señor. Ahí afuera, en la calle, podían estar matándose. Pero él tenía esa casa, su refugio, donde era el dueño, donde se podía vivir en paz, donde todo estaba en su lugar, donde lo respetaban. Lo único que lo desesperaba era ese insomnio. Dieron las cuatro de la mañana. La niebla era más espesa. Un silencio pesado había caído sobre Buenos Aires. Ni un ruido. Todo en calma. Hasta el señor Lanari tratando de no despertar a nadie, fumaba, adormeciéndose. De pronto una muier gritó en la noche. De golpe. Una mujer aullaba a todo lo que daba como una perra salvaje y pedía socorro sin palabras, gritaba en la neblina, llamaba a alguien, a cualquiera. El señor Lanari dio un respingo, y se estremeció, asustado. La mujer aullaba de dolor en la neblina y parecía golpearlo con sus gritos como un puñetazo. El señor Lanari quiso hacerla callar, era de noche, podía despertar a alguien, había que hablar más bajo. Se hizo un silencio. Y de pronto la mujer gritó de nuevo, reventando el silencio y la calma y el orden, hacienclo escándalo y pidiendo socorro con su aullido visceral de carne y sangre, anterior a las palabras, casi un vagido de niña, desesperado y solo. El viento siguió soplando. Nadie despertó. Nadie se dio por enterado. Entonces el señor Lanari bajó a la calle y fue en la niebla, a tientas, hasta la esquina. Y allí la vio. Nada más que una cabecita negra sentada en el umbral del hotel que tenía el letrero luminoso "Para Damas" en la puerta, despatarrada y borracha, casi una niña, con las manos caídas sobre la falda, vencida y sola y perdida, y las piernas abiertas bajo la pollera sucia de grandes flores chillonas y rojas y la cabeza sobre el pecho y una botella de cerveza bajo el brazo. ­Quiero ir a casa, mamá ­lloraba­. Quiero cien pesos para el tren para irme a casa. Era un china que podía ser su sirvienta sentada en el último escalón de la estrecha escalera de madera en un chorro de luz amarilla. El señor Lanari sintió una vaga ternura, una vaga piedad, se dijo que así eran estos negros, qué se iba a hacer, la vida era dura, sonrio, sacó cien pesos y se los puso arrollados en el gollete de la botella pensando vagamente en la caridad. Se sintió satisfecho. Se quedó mirándola, con las manos en los bolsillos, despreciándola despacio. ­¿Qué están haciendo ahí ustedes dos? ­la voz era dura y malévola. Antes que se diera vuelta ya sintio una mano sobre su hombro. ­A ver, ustedes dos, vamos a la comisaría. Por alterar el orden en la via pública. El señor Lanari, perplejo, asustado, le sonrió con un gesto de complicidad al vigilante. ­Mire estos negros, agente, se pasan la vida en curda y después se embroman y hacen barullo y no dejan dormir a la gente. Entonces se dio cuenta que el vigilante también era bastante morochito pero ya era tarde. Quiso empezar a contar su historia. ­Viejo baboso ­dijo el vigilante mirando con odio al hombrecito despectivo, seguro v sobrador que tenía adelante­. Hacéte el gil ahora. El voseo golpeó al señor Lanari como un puñetazo. ­Vamos. En cana. El señor Lanari parpadeaba sin comprender. De pronto reaccionó violentamente y le gritó al policía. ­Cuidado señor, mucho cuidado. Esta arbitrariedad le puede costar muy cara. ¿Usted sabe con quién está hablando?­Había dicho eso como quien pega un tiro en el vacío. El señor Lanari no tenía ningún comisario amigo. ­Andá, viejito verde, andá, ¿te creés que no me di cuenta que la largaste dura y ahora te querés lavar las manos? ­ dijo el vigilante y lo agarró por la solapa levantando a la negra que ya había dejado de llorar y que dejaba hacer, cansada, ausente y callada mirando simplemente todo. El señor Lanari temblaba. Estaban todos locos. ¿Qué tenía que ver él con todo eso? Y además ¿qué pasaría si fuera a la comisaría y aclarara todo y entonces no lo creyeran y se complicaran más las cosas? Nunca había pisado una comisaría. Toda su vida había hecho lo posible para no pisar una comisaría. Era un hombre decente. Ese insomnio había tenido la culpa Y no había ninguna garantía de que la policía aclarase todo. Pasaban cosas muy extrañas en los últimos tiempos. Ni siquiera en la policía se podía confiar. No. A la comisaría no. Sería una verguenza inútil. ­Vea agente. Yo no tengo nada que ver con esta mujer­ dijo señalándola. Sintió que el vigilante dudaba. Quiso decirle que ahí estaban ellos dos, del lado de la ley y esa negra estúpida que se quedaba callada, para peor, era la única culpable. De pronto se acercó al agente que era una cabeza más alto que él, y que lo miraba de costado, con desprecio, con duros ojos salvajes, inyectados y malignos, bestiales con grandes bigotes de morsa. Un animal. Otro cabecita negra. ­Señor agente ­le dijo en tono confidencial y bajo como para que la otra no escuchara, parada ahí, con la botella vacía como una muñeca, acunándola entre los brazos, cabeceando, ausente como si estuviera tan aplastada que ya nada le importaba. ­Venga a mi casa, señor agente. Tengo un coñac de primera. Va a ver que todo lo que le digo es cierto.­Y sacó una tarjeta personal y los documentos y se los mostró­. Vivo ahí al lado­gimió casi, manso y casi adulón, quejumbroso, sabiendo que estaba en manos del otro sin tener ni siquiera un diputado para que sacara la cara por él y lo defendiera. Era mejor amansarlo, hasta darle plata y convencerlo para que lo dejara de embromar. El agente miró el reloj y de pronto, casi alegremente, como si el señor Lanari le hubiera propuesto una gran idea, lo tomó a él por un brazo y a la negrita por otro y casi amistosamente se fue con ellos. Cuando llegaron al departamento el señor Lanari prendió todas las luces y le mostró la casa a las visitas. La negra apenas vio la cama matrimonial se tiró y se quedó profundamente dormida. Qué espantoso, pensó, si justo ahora llegaba gente, su hijo o sus parientes o cualquiera, y lo vieran ahí, con esos negros, al margen de todo, como metidos en la misma oscura cosa viscosamente sucia; sería un escándalo, lo más horrible del mundo, un escándalo y nadie le creería su explicación y quedaría repudiado, como culpable de una oscura culpa, y yo no hice nada mientras hacía eso tan desusado, ahí a las 4 de la mañana, porque la noche se había hecho para dormir y estaba atrapado por esos negros, él, que era una persona decente, como si fuera una basura cualquiera, atrapado por la locura, en su propia casa. ­Dame café­dijo el policía y en ese momento el señor Lanari sintió que lo estaban humillando. Toda su vida había trabajado para tener eso, para que no lo atropellaran y así de repente, ese hombre, un cualquiera, un vigilante de mala muerte lo trataba de che, le gritaba, lo ofendía. Y lo que era peor, vio en sus ojos un odio tan frío, tan inhumano, que ya no supo qué hacer. De pronto pensó que lo mejor sería ir a la comisaría porque aquel hombre podría ser un asesino disfrazado de policía que había venido a robarlo y matarlo y sacarle todas las cosas que había conseguido en años y años de duro trabajo, todas sus posesiones, y encima humillarlo y escupirlo. Y la mujer estaba en toda la trampa como carnada. Se encogió de hombros. No entendía nada. Le sirvió café. Después lo llevó a conocer la biblioteca, Sentía algo presagiante, que se cernía, que se venía. Una amenaza espantosa que no sabía cuando se le desplomaría encima ni cómo detenerla. El señor Lanari, sin saber por qué, le mostró la biblioteca abarrotada con los mejores libros. Nunca había podido hacer tiempo para leerlos pero estaban allí. El señor Lanari tenía su cultura. Había terminado el colegio nacional y tenía toda la historia de Mitre encuadernada en cuero. Aunque no había pedido estudiar violín tenía un hermoso tocadistos y allí, posesión suya, cuando quería, la mejor música del mundo se hacía presente. Hubiera querido sentarse amigablemente y conversar de libros con ese hombre. Pero ¿de qué líbros podría hablar con ese negro? Con la otra durmiendo en su cama y ese hombre ahí frente suyo, como burlándose, sentía un oscuro malestar que le iba creciendo, una inquietud sofocante. De golpe se sorprendió que justo ahora quisiera hablar de libros y con ese tipo. El policía se sacó los zapatos, tiró por ahí la gorra, se abrió la campera y se puso a tomar despacio. El señor Lanari recordó vagamente a los negros que se habían lavado alguna vez las patas en las fuentes de plaza Congreso. Ahora sentía lo mismo. La misma vejación, la misma rabia. Hubiera querido que esuviera ahí su hijo. No tanto para defenderse de aquellos negros que ahora se le habían despatarrado en su propia casa, sino para enfrentar todo eso que no tenía ni pies ni cabeza y sentirse junto a un ser humano, una persona civilizada. Era como si de pronto esos salvajes hubieran invadido su casa. Sintió que deliraba y divagaba y sudaba y que la cabeza le estaba por estallar. Todo estaba al revés. Esa china que podía ser su sirvienta en su cama y ese hombre del que ni siquiera sabía a ciencia cierta si era policía, ahí, tomando su coñac. La casa estaba tomada. ­Qué le hiciste­dijo al fin el negro. ­Señor, mida sus palabras. Yo lo trato con la mayor consideración. Así que haga el favor de. . .­el policía o lo que fuera lo agarró de las solapas y le dio un puñetazo en la nariz. Anonadado, el señor Lanari sintió cómo le corría la sangre por el labio. Bajó los ojos. Lloraba. ¿Por qué le estaba haciendo eso? ¿Qué cuentas le pedían? Dos desconocidos en la noche entraban en su casa y le pedían cuentas por algo que no entendía y todo era un manicomio. ­Es mi hermana. Y vos la arruinaste. Por tu culpa ella se vino a trabajar como muchacha, una chica una chiquilina, y entonces todos creen que pueden llevársela por delante. Cualquiera se cree vivo ¿eh? Pero hoy apareciste, porquería, apareciste justo y me las vas a pagar todas juntas. Quién iba a decirlo, todo un señor... El señor Lanari no dijo nada y corrió al dormitorio y empezó a sacudir a la chica desesperadamente. La chica abrió los ojos, se encogió de hombros, se dio vuelta y siguió durmiendo. El otro empezó a golpear]o, a patear]o en la boca del estómago, mientras el señor Lanari decía no, con la cabeza y dejaba hacer, anonadado, y entonces fue cuando la chica despertó y lo miró y le dijo al hermano: ­Este no es, José. ­Lo dijo con una voz seca, inexpresiva, cansada, pero definitiva. Vagamente el señor Lanari vio la cara atontada, despavorida humillada del otro y vio que se detenía bruscamenté y vio que la mujer se levantaba, con pesadez, y por fín, sintió que algo tontamente le decía adentro "Por fin se me va este maldito insomnio" y se quedó bien dormido. Cuando despertó, el sol estaba alto y le dio en los ojos, encegueciéndolo. Todo en la pieza estaba patas arriba, todo revuelto y le dolía terriblemente la boca del estómago. Sintió un vértigo, sintió que estaba a punto de volverse loco y cerró los ojos para no girar en un torbellino. De pronto se precipitó a revisar todos los cajones, todos los bolsillos, bajó al garaje a ver si el auto estaba todavía, y jadeaba, desesperado a ver si no le faltaba nada. ¿Qué hacer a quién recurrir? Podría ir a la comisaría, denunciar todo pero ¿denunciar qué? ¿Todo había pasado de veras? "Tranquilo, tranquilo, aquí no ha pasado nada", trataba de decirse pero era inútil: le dolía la boca del estómago y todo estaba patas arriba y la puerta de calle abierta. Tragaba saliva. Algo había sido violado. "La chusma", dijo para tranquilizarse, "hay que aplastarlos, aplastarlos", dijo para tranquilizarse. "La fuerza pública", dijo, "tenemos toda la fuerza pública y el ejército", dijo para tranquilizarse. Sintió que odiaba. Y de pronto el señor Lanari supo que desde entonces jamás estaría seguro de nada. De nada.

 
Login
Nickname

Password

Non hai ancora un tuo account? Crealo Qui!. Come utente registrato potrai sfruttare appieno e personalizzare i servizi offerti.

Links Correlati
· www.sabordetango.org
· Inoltre Poesie - Storia - Letteratura
· News by vamos


Articolo più letto relativo a Poesie - Storia - Letteratura:
LOS ULTIMOS DIAS DE GARDEL


Article Rating
Average Score: 5
Voti: 1


Please take a second and vote for this article:

Bad
Regular
Good
Very Good
Excellent



Opzioni

Pagina Stampabile  Pagina Stampabile

Invia questo Articolo ad un Amico  Invia questo Articolo ad un Amico

"Login" | Login/Crea Account | 10 commenti
Limite
I commenti sono di proprietà dell'inserzionista. Noi non siamo responsabili per il loro contenuto.

Commenti NON Abilitati per gli Anonimi, registrati

Brooke (Voto: 1)
di xuanfu il Monday, 11 July @ 04:08:20 CEST
(Info Utente | Invia un Messaggio) http://www.kikwatches.com
flourished rather effectively for several many years within the US, and that market place has contributed to a sizable portion of our good results," factors out Mourot."In reality christian louboutin shoes online [www.earshoes.com] , that sector took up so substantially of our development that we did not have an chance to take a look at other markets." Fortunate Mr Louboutin christian louboutin sole [www.earshoes.com] , you may say louboutins [www.earshoes.com] , christan [www.earshoes.com] but all that is certainly likely to adjust this 12 months. From ninet

Leggi il resto di questo commento...


Casio Launched the Redesigned G Shock MT G (MTG1100 1A) (Voto: 1)
di xuanfu il Sunday, 17 July @ 06:18:48 CEST
(Info Utente | Invia un Messaggio) http://www.kikwatches.com
winners is actually Rs. 13. 8 crores as well as Rs. 6. 9 crores may be the reward cash with regard to athlete ups. replica watch [www.italywatches.net] Groups within the third as well as fourth jobs receive Rs. 3 watches YachtMaster [www.italywatches.net] . forty five crores while groups within the fifth in order to eighth jobs receive Rs. 1. eighty crores. Teams within 2011 cricket globe cup Team The Team W Sydney Bangladesh North america Britain Kenya Indian Newzealand Ireland in europe Pakistan Holland Srilanka Southern The african continent Zimbabwe Western Indies Details from the 2011 Cricket Globe mug trophy Elevation from the trophy is actually sixty centimeters Pounds from the trophy is actually 11 pounds 3 support beams within the mug signify fielding, Leggi il resto di questo commento...


Hailey (Voto: 1)
di mhhp il Friday, 02 December @ 02:42:21 CET
(Info Utente | Invia un Messaggio) http://www.norshoes.com
of attire. You should possess a subject of bridesmaids gown inside the thoughts just before you thankfully click on the pc mouse button. Though buying about the internet, just take be aware with the fabric applied for clothes. In case you are sensitized to synthetic materials stop them. You will discover attire obtainable in many materials supplied a silk crammed duvet, sateen ugg classic cardy boots grey [www.norshoes.com] ugg bailey button boots kids [www.norshoes.com] , organdy uggboots [www.norshoes.com] , lace uggs boots [www.norshoes.com] , cartier replica [www.bowatches.com] Of course we strongly recommend you learn more about them replica tag heuer pasha watches [www.bowatches.com] cartier libre [www.bowatches.com] . Nonetheless, you will find them to be of great utility in your research for information. Once your knowledge is more complete, then you will feel more selfconfident about the subject. Continue reading because you do not want to miss these crucial knowledge items. tudor replica

Leggi il resto di questo commento...


Greatest Christian Louboutin Boulima Unique d'Orsay! (Voto: 1)
di mhhp il Wednesday, 15 February @ 10:27:45 CET
(Info Utente | Invia un Messaggio) http://www.norshoes.com
have rather several bruises from all of the falling I have been performing more than this gown! The Winner cheap brides dresses [www.askweddingdresses.net] : when our flowers have completed serving their objective for that unique day, I dry them after which crumble them into very clear Xmas ball ornaments readily available at craft shops. Then I attach fairly ribbon saved from shower and marriage ceremony presents. we happen to be married 27 many years cocktail bridal dresses [www.askweddingdresses.net] , and they're the very first positioned and final eliminated on our tree vintage inspired dresses [www.askweddingdresses.net] . Replica Rolex Masterpiece [www.watchesrest.com] Replica Rolex Masterpiece Replica. fake rado watches [www.watchesrest.com] fake rado watches small gold-plated instance were two lines of substantial square spar surrounded by sophisticated Roman numerals on the dial scale, Replica Swiss Longines Watches [www.watchesrest.com] Replica Swiss Longines Watches noble and generous [www.watchesrest.com] , the brand"s distinctive The G & P indexes and crown logo,

Leggi il resto di questo commento...


Sung (Voto: 1)
di fred01 il Monday, 24 September @ 06:56:04 CEST
(Info Utente | Invia un Messaggio) http://henshoes.org
treatment. That is if you would like your the boots to past you quite a while. As a result, christian shoe [www.earshoe.org] christian shoe standard cleansings really should be accomplished and also deodorization, equally of that are straightforward plenty of to execute. All you"ve got to make use of for this provide are corn flour and baking soda red bottoms shoes [www.earshoe.org] red bottoms shoes , christian louboutin sale [www.earshoe.org] christian louboutin sale sandals [www.earshoe.org] sandals which you only have to combine collectively. Disperse the concoction in the the boots and go away

Leggi il resto di questo commento...


Antione (Voto: 1)
di fred01 il Thursday, 29 November @ 07:42:03 CET
(Info Utente | Invia un Messaggio) http://henshoes.org
ugg ultra short boots [www.termshoes.com] ugg ultra short boots only for this program of ladies so that she usually takes benefit of the taking care of and elegant character completely. Your additional tall and likewise slender women can appreciate each sort of tote ugg bailey button boots clearance [www.termshoes.com] ugg bailey button boots clearance . These are capable to rapidly enhance with clutched, ugg boots cheap [www.termshoes.com] ugg boots cheap above sized, and in addition glenohumeral joint replica handreplica purses. ugg sale [www.termshoes.com] ugg sale The compound of Prada a purse could be very

Leggi il resto di questo commento...


Re: UN CUENTO: ''CABECITA NEGRA'' (Voto: 1)
di zoltanban5 il Tuesday, 26 August @ 09:57:28 CEST
(Info Utente | Invia un Messaggio)
Hublot partner of Replica Watches [lukeramsden.weebly.com] formula 1 as official timekeeper of the Grand prix comes to present the watch King Power Breitling Replica [harrybarnes.webgarden.com] Formula 1 Santander British Grand Prix. An imposing 48-mm King Gold chrono which will produces Replica Breitling watches [raiesbillar.over-blog.com] only 250 copies.Great Britain. Cradle of formula one, its management and the majority of his stables. As official watchmaker of the F1, the LVMH group brand presents the new F1 King Power Great Britain.


Re: UN CUENTO: ''CABECITA NEGRA'' (Voto: 1)
di regisrolland il Wednesday, 05 August @ 07:43:08 CEST
(Info Utente | Invia un Messaggio)
Con le sue Orologi Replica [laurentyem.altervista.org] dimensioni di 42 mm e suo in pelle di alligatore, questo orologio "soddisfa le imitazioni orologi [blog.pianetadonna.it] aspettative dei fan di avere uno strumento di misura del tempo con due complicazioni Cartier Repliche Rolex [fabriceriggi.webnode.it] tra le piu apprezzate del mercato". Il primo poster per comporre le direzioni a lungo grazie alla sua complicazione del calendario perpetuo, il secondo - attraverso il nuovo calibro di colonna - cronografo con ruota a misurare in modo accurato ed eventi su richiesta, di breve durata.



 
Web Mastered at Linuxshell

Tutti i loghi e i marchi presenti su questo sito sono proprietà dei rispettivi proprietari. Gli articoli sono proprietà dei rispetti autori.
Tutto il resto © 2003 by los chanta cuatro


Web site powered by PHP-Nuke